miércoles, febrero 26, 2014

Proyecto de febrero: La primera frase

Ahí no es donde

¿Encontraría a la Maga?*

Ella tan risueña y dócil debe estar caminando cerca de la plaza, con esa multitud tropezando con ella. Y despistada como siempre, no fue desalentada por las noticias en la televisión, a su paso por las calles atestadas. Mientras Horacio, con un titubeo inicial, intentará bordear la ciudad por lugares menos concurridos.

Horacio escucha a lo lejos sirenas de patrullas y gritos de personas al unísono. Aminora el paso de cuando en cuando, cada vez que alguien cruza en dirección contraria, huyendo de lo que ocurre. En esas ocasiones se toma el pelo y voltea su mirada a todas direcciones, como esperando salir de ahí lo más pronto posible. Observa como el humo se asoma desde el otro lado de los edificios que tiene enfrente. Sin embargo no hay noticia de la Maga.

Podrían pasar horas hasta que la manifestación se detenga, esperando que no haya tanta violencia como en otras ocasiones, en las que hubo incluso muertos de ambos bandos. Horacio podría estar desesperado, pues aumenta el paso a cada tanto. Nada parece detenerlo en su intención de llegar a verla y saber que está bien a pesar de lo que acontece.

Cada vez más cerca del enfrentamiento, se ve menos probable el encuentro con la Maga, en el desconcierto que se observa entre las partes, podría estar en cualquier parte o ni siquiera estar ahí. Quizá ya está de vuelta en casa, viendo todo esto en un reportaje del noticiero, el cual dirá que nada pasa y que el gobierno tiene todo controlado, mientras que los que se manifiestan son parte de un grupo que busca desestabilizar el pais, apoyado por gobiernos enemigos.

Horacio observa gente con camisas ensangrentadas, algunos rostros ocultos en máscaras y pañuelos. La policía con el uniforme acostumbrado para estos acontecimientos, recibe piedras e insultos, mientras devuelve garrotazos y bombas lacrimógenas. Resguardado en una esquina, es testigo del tosco espectáculo, imaginando que con una cámara fotográfica podía capturarlo todo.

De repente una mujer que le parece conocida, atraviesa la cuadra, se parece tanto a la Maga, que la persigue desesperado. La mujer no parece reconocerlo y cualquier perseguidor se asume un peligro. Parece tan vívido el recuerdo o la impresión de que es ella, que no hay tiempo de pensar qué es un error. Cuando logra darle alcance, apresura a encontrar los detalles en milésimas de segundo, la mujer lo mira aterrorizada, y él trata de calmarla, abrazandola y diciéndole que todo ha pasado, que no debió estar en ese lugar tan peligroso.  La mujer ejerciendo débil oposición llora desconsolada, en la captura de los brazos de Horacio, el cual observa un local cerrado, del café donde conoció a la Maga hace algunos años, el cual tiene una nueva decoración en forma de graffiti y agujeros de balas. Parece que fue ayer, cuando todo era diferente y la Maga no era un espejismo que parecía encontrar en ese lugar que ya no es el que Horacio recuerda. 

*Frase tomada del libro Rayuela de Julio Cortázar. 

6 comentarios:

  1. Me ha gustado el velo de una historia de amor en tiempos desesperados :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡La Maga!, ese personaje tan importante del libro de Cortázar, ¿Sabes? siempre sentí cierta envidia por no haber sido como ella.
    Tu relato es muy real, más en estos tiempos. Todos los días se pierden Magas o Lupes o Juanitas. Todos los días hay manifestaciones de descontento en todas las latitudes del planeta.
    Muy bien escrito y muy bien contado, aunque deja un sabor triste en el ánimo.
    Felicidades; Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la Maga es la que se lanza al agua mientras los demás soñamos con hacerlo. Gracias por leer.

      Eliminar
  3. Me ha gustado la descripción de la manifestación, parecía que como si estuviese en medio de todo aquel caos, muy bien escrito. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado, como describes la revuelta. al final me he perdido un poco y he tenido que releerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El hecho que Horacio vaya contra viento y marea, al corazón de la manifestación, a buscar a la Maga me ha gustado. Pero creo que lo que más me ha gustado es el abrazo final.

    Un abracete
    Antonio V. García.

    ResponderEliminar

De antemano gracias por tu comentario.